Cumplimos con todas las medidas de seguridad sobre COVID-19: más información

Qué tratamiento de Reproducción Asistida es el más adecuado

¿Qué tratamiento de Reproducción Asistida es el más adecuado?

Es quizás la pregunta más importante a la que se enfrentan las parejas y mujeres que buscan crear una familia y tienen problemas para alcanzar ese sueño de manera natural.

La respuesta no es fácil ya que son muchos los factores que influyen a la hora de tomar la decisión por parte del médico especialista en Reproducción Asistida. En este post intentaremos dar algo de luz y contaros las diferencias e indicaciones específicas para cada tratamiento.

Debemos tener en cuenta:

  • Edad de los pacientes
  • Historia médica
  • Existencia o no de pareja (Mujeres solteras)
  • Parejas del mismo sexo

Los tratamientos más habituales que se realizan en las unidades de reproducción asistida van desde las técnicas más sencillas, como la inseminación artificial sin estimulación ovárica, que simplemente consiste en ver cuando la mujer va a ovular, mediante una ecografía, y depositar la muestra de semen dentro de la cavidad uterina en el momento más adecuado y en las mejores condiciones posibles, hasta las técnicas de reproducción asistida más avanzadas como la fecundación in vitro. Habitualmente lo que hacemos es estimular la ovulación durante 8 ó10 días, extraemos los óvulos, y a partir de ese momento, en función de la calidad de la muestra de semen, se hacen técnicas de fecundación in vitro convencionales, que consisten en poner óvulos y espermatozoides en contacto, o bien técnicas más avanzadas en las cuales, por cada óvulo, tenemos que coger un espermatozoide bueno e inyectarlo dentro del ovocito. Esa técnica se denomina microinyección espermática.

Reproducción Asistida. Pide Cita Gratuita

¿Qué alternativas existen cuando el embarazo no ocurre de manera espontánea?

El Instituto Europeo de Fertilidad ofrece un amplio abanico de tratamientos eficaces, contando siempre con la tecnología más avanzada e innovadora, con el objetivo de alcanzar los porcentajes de éxito más elevados.

Inseminación artificial

Consiste en depositar un pequeño volumen de un concentrado de espermatozoides móviles de la pareja o del donante de semen seleccionado, previamente capacitados en el laboratorio, dentro de la cavidad uterina en el momento en que se estima que la paciente está ovulando.

Se puede hacer tras un seguimiento ecográfico del proceso previo a la ovulación, en un ciclo natural, solamente poniendo una medicación para que la ovulación se produzca en día fijo y en hora estimada, aunque lo más habitual es utilizar medicamentos para estimular la ovulación, lo cual aumenta la probabilidad de embarazo de forma notable aunque con un riesgo “aceptable” de embarazo múltiple.



Resultados

La tasa de éxito oscila del 14 al 20% por cada intento, llegando a conseguir el embarazo el 50% de las parejas que completan 3 a 4 ciclos de tratamiento.

Especialmente indicado en:

  • Alteraciones leves de la ovulación
  • Alteraciones leves o moderadas del semen
  • Mujeres sin antecedentes de esterilidad que por factor masculino muy severo o de causa genética, precisen semen de un donante
  • Mujeres que solicitan semen de donante por razones sociales.

Está contraindicada cuando hay alteraciones en las trompas de Falopio o cuando la muestra de semen no lo permite.

No es aconsejable en pacientes de edad reproductiva avanzada.




Fecundación In Vitro (Icsi)

En qué consiste

Es la técnica que constituye la base actual del tratamiento de los problemas reproductivos y consiste en la fertilización de los ovocitos, obtenidos por punción ovárica, fuera del organismo materno y posterior introducción de los embriones en el útero.

Estimulación ovárica

La estimulación ovárica es el primer paso del tratamiento. En los procedimientos de FIV necesitamos que se produzca el desarrollo de varios folículos, en cuyo interior se encuentran los ovocitos. Para conseguir este objetivo disponemos de distintos fármacos, de administración subcutánea (como la insulina) y que apenas tienen efectos secundarios. La dosis debe ser ajustada para cada paciente evitando la complicación más relevante que es la respuesta ovárica excesiva.

Durante el tratamiento hay que hacer controles ecográficos de los ovarios para monitorizar el crecimiento de los folículos y ajustar las dosis.

Una vez conseguido el crecimiento folicular adecuado (folículos mayores de 17 mm) se desencadena la maduración de los ovocitos con la inyección subcutánea de HCG, también subcutánea y se programa la punción folicular u ovárica.

Punción ovárica

Para extraer los ovocitos del ovario se procede a puncionar cada uno de los folículos desarrollados en la estimulación, aspirando el líquido que contienen y el ovocito que suelen tener dentro. Esta punción ovárica se realiza a través de la vagina y ayudados por ecografía transvaginal, precisando sedación anestésica para que la mujer no sienta ningún dolor o molestia. Se aconseja que la paciente haga reposo relativo domiciliario tras la punción, siendo el único día que aconsejamos evitar la actividad laboral ya que el resto del tratamiento es perfectamente compatible con la actividad normal.

Fertilización de los ovocitos

Tras la recuperación de los ovocitos, estos pasan al laboratorio donde son procesados en medios de cultivo adecuados para su posterior inseminación con los espermatozoides procedentes de la pareja o de donante, según el caso.

La Fecundación In Vitro de los ovocitos se puede realizar con dos métodos distintos:

  • FIV clásica: consiste en depositar decenas de miles de espermatozoides seleccionados en el laboratorio junto a cada ovocito.
  • ICSI (inyección Intracitoplasmática de espermatozoides): consiste en inyectar un espermatozoide en cada uno de los ovocitos. Es esta técnica la más utilizada actualmente.

Sea la técnica empleada FIV clásica o ICSI, el seguimiento posterior es el mismo, dejando evolucionar a los ovocitos fertilizados en el laboratorio y vigilando sus características de desarrollo, con el fin de poder seleccionar el mejor embrión o los dos mejores embriones para su transferencia al útero de la mujer en el momento más adecuado (día +2, +3 o +5).

Transferencia embrionaria

Una vez seleccionado los mejores embriones en el día más adecuado, se procede a depositarlos dentro del útero. Generalmente, se transfieren un máximo de dos embriones de la mejor calidad posible. Este procedimiento es indoloro y no precisa de ningún tipo de analgesia. Es igualmente ambulatorio pudiendo incorporarse la paciente a su actividad habitual tras un breve reposo.

Beta espera

Así denominamos coloquialmente al tiempo que transcurre desde la transferencia embrionaria y la prueba de embarazo, que consiste en la determinación en sangre de la hormona de embarazo (Beta Gonadotropina Coriónica) unas dos semanas después de la punción ovárica.

Criopreservación de embriones

Los embriones evolutivos obtenidos, no seleccionados para la transferencia en fresco, se vitrifican, es decir, se congelan, permitiendo así su utilización posterior para un segundo embarazo o para un segundo intento de embarazo en caso de haber fracasado el primero.

FIV con biopsia de testículo (TESA)

En qué consiste

TESA (Testicular Sperm Aspiration) es una técnica que consiste realizar un Fecundación in Vitro con espermatozoides procedentes de una biopsia testicular.

Especialmente indicado en:

Pacientes con ausencia de espermatozoides en el eyaculado (azoospermia) y es, además, un procedimiento diagnóstico que permite estudiar las causas de dicha alteración espermática y poner de manifiesto cuáles pueden ser las posibilidades de éxito tras la FIV.



Los espermatozoides vivos recuperados son criopreservados. Serán luego descongelados y utilizados en el momento de la punción ovárica tras un ciclo de estimulación ovárica. 


Para realizar estas técnicas, en nuestro equipo colaboran estrechamente urólogos, ginecólogos y biólogos.

Reproducción Asistida. Pide Cita Gratuita

Ovodonación

En qué consiste

Es un tratamiento médico por el que una mujer (receptora) recibe los óvulos producidos por otra mujer seleccionada para ello (donante), los cuales son fecundados en el laboratorio («in vitro») con los espermatozoides de la pareja receptora o de un donante. Los embriones así producidos se introducen en el útero de la receptora.

Este procedimiento se puede llevar a cabo mediante una donación directa de óvulos frescos o mediante una donación de óvulos previamente vitrificados. En el primer caso es necesaria una sincronización adecuada del tratamiento de la estimulación de la ovulación en la donante con el tratamiento hormonal sustitutivo de la receptora, mientras que en el segundo caso solamente es necesario controlar correctamente el tratamiento de la mujer que va a recibir lo óvulos, lo que hace más fácil la preparación adecuada de la misma.

La selección de la donante de óvulos hace necesarios una serie de estudios desde el punto de vista genético, infeccioso, médico y psicológico, así como una valoración de los rasgos físicos que permita una similitud con el fenotipo de la mujer receptora.

Sin embargo, no hay que olvidar que la donante no es una sustituta de la receptora, sino que es una persona dispuesta a someterse a un ciclo de FIV, asumiendo los riesgos que esto conlleva, con el fin de que otra mujer pueda tener un hijo. Además es importante saber que los factores epigenéticos de la mujer receptora modulan la acción de muchos genes del embrión, de manera que su influencia es muy importante para el desarrollo de este.

Especialmente indicado en:

  • Existe una situación de baja reserva folicular ovárica, o lo que llamamos fallo ovárico precoz (FOP) en la que no existe una capacidad de producción ovocitaria o está francamente disminuida. 

  • En pacientes con fracasos repetidos de Técnicas de Reproducción Asistida por mala calidad de los gametos, fallos de fecundación o fallo de implantación. 

  • Situaciones que desaconsejan el empleo de los propios óvulos (ej.: enfermedades genéticas no diagnosticables por DGP).

  • Otros casos en los que no sea apropiado el empleo de los óvulos de la propia paciente. 

Resultados


Se trata de un procedimiento sencillo, con unas posibilidades de embarazo que están alrededor del 60%.

Fecundación In Vitro con Donación de semen

¿Cuándo se recomienda?

La fecundación in vitro con óvulos propios y semen de donante es una técnica de laboratorio que consiste en fecundar los óvulos, previamente extraídos, con el semen de un donante anónimo. Esta muestra tiene unas condiciones óptimas de calidad y cantidad de espermatozoides, ya que procede de un donante sano. Una vez fecundado, el óvulo se convierte en un pre embrión y se transfiere al útero para que continúe su desarrollo.

Este tipo de fecundación in vitro se emplea cuando:

  • Quieres ser madre soltera y no es posible hacer inseminación artificial con semen de donante por razones de edad, médicas, etc.
  • Tu pareja es otra mujer
  • Tras varios intentos de fecundación in vitro con semen de la pareja sin éxito y en el que sospechamos que el origen de los fallos puede ser masculino.

Fecundación In Vitro con Diagnostico Genético Preimplantacional

Procedimiento que consiste en el análisis de ovocitos y/o embriones para una enfermedad genética específica hereditaria, transfiriendo solo embriones sanos para dicha anomalía. Surge como alternativa al Diagnóstico Prenatal, evitando la posibilidad de un embarazo con un feto afectado por la enfermedad. 

Para realizar el DGP es necesaria una Fecundación in Vitro (FIV), cuyo propósito es seleccionar aquellos embriones libres de la alteración genética o cromosómica estudiada en cada caso.

El procedimiento se realiza extrayendo una célula del embrión (biopsia embrionaria a los 3 o 5 días de cultivo) , la cual será sometida a un estudio genético concreto para determinar si el embrión es portador o no de la enfermedad estudiada o si presenta alguna otra alteración cromosómica.

En definitiva, la técnica de DGP es el resultado de la combinación de:

1. Fecundación in Vitro con/sin microinyección espermática.

2. Biopsia del corpúsculo polar o de células embrionarias.

3. Técnicas de Diagnóstico Genético.

Este procedimiento puede conllevar una reducción del número de ovocitos y embriones a lo largo del mismo, ya que en cada una de las etapas que lo componen se obtiene un resultado limitado. Esto obliga a que en los ciclos de DGP, la estimulación ovárica sea más potente con el fin de obtener un número superior de ovocitos.

Especialmente indicado en:


• Enfermedades monogénicas o que afectan a un solo gen: Enfermedad de Huntington, Fibrosis Quística…).


• Trastornos ligados al sexo: Distrofia Muscular de Becker, Distrofia Muscular de Duchenne,.


• Anomalías cromosómicas estructurales: traslocaciones recíprocas o robertsonianas

• Anomalías cromosómicas numéricas: Síndrome de Down, trisomías, monosomías,…


• Abortos de repetición de causa genética, factor masculino severo, algunos casos de edad materna avanzada, fallo de implantación repetido,….

Las indicaciones del DGP se están ampliando, apareciendo otras: HLA para trasplante de médula ósea, enfermedades degenerativas de aparición tardía, predisposición al cáncer…, lo que abre una puerta a un nuevo tipo de medicina personalizada y preventiva en estas áreas.



Preservación de la Fertilidad en la mujer. Vitrificación de ovocitos.

Se entiende como procedimiento de Preservación de la Fertilidad a un  conjunto de técnicas encaminadas a intentar proteger la capacidad reproductiva de la mujer, ante situaciones médicas (ej.: procesos oncológicos) o fisiológicas (edad avanzada)  que puedan suponer un deterioro de la misma, de cara al futuro.

Existen en la actualidad tres procedimientos con este objetivo: 


• Criopreservación de ovocitos (vitrificación).


• Criopreservación de embriones (vitrificación).


• Criopreservación de tejido ovárico.

Especialmente indicado en:

• Enfermedades que requieran la aplicación de tratamientos con potenciales efectos
  nocivos sobre la capacidad reproductiva (cirugía, quimioterapia, radioterapia).


• Enfermedades que puedan lesionar por sí mismas a las células germinales ováricas.


• Trastornos o estados asociados a la disminución de la reserva de células germinales: riesgo de fallo ovárico, edad avanzada, etc.


• Preservación de la fertilidad femenina en otras circunstancias (factores sociales, personales, etc.).


Todas estas indicaciones se podrían englobar en dos grupos claramente diferenciados desde el punto de vista médico, social, ético y legal: indicación médica e indicación no médica.

Vitrificación De Ovocitos

Es una técnica destinada a la conservación de óvulos o gametos femeninos con fines reproductivos, de forma inmediata o diferida en el tiempo, para lo cual estos deben ser extraídos del ovario y criopreservados, tras un procedimiento de estimulación y punción ovárica.
Sin duda, se trata de un procedimiento de capital importancia en el mundo de la reproducción, ya que en estos casos permite evitar la congelación de embriones que tantos problemas legales, éticos y morales plantea.

En los últimos años se ha logrado perfeccionar el método de congelación de óvulos mediante la técnica de vitrificación, la cual ha mejorado su rendimiento, tanto en cuanto a tasas de éxito como a seguridad.

Este procedimiento se basa en la creación de un estado vítreo que se logra incrementando la concentración de crioprotectores y aumentando la velocidad de congelación, lo que evita de este modo la formación de cristales de hielo en su interior y protege las células de ser dañadas por estos.

Resultados

En IEF, la tasa de supervivencia ovocitaria postdescongelación es superior al 95%. La posibilidad de embarazo esta alrededor del 40-60% cuando el numero de óvulos recuperados y vitrificados es de 10 o superior. Es decir, su rendimiento gira en torno al 4-6% por cada óvulo vitrificado.

Vitrificación De Embriones


Los embriones evolutivos obtenidos tras un procedimiento de FIV y no transferidos en ese ciclo son criopreservados mediante técnicas de vitrificación, con el fin de ser transferidos en un futuro.

La vitrificación ha pasado a ser la técnica de elección en estos casos y consiste en la congelación ultrarrápida que proporciona una alta tasa de supervivencia embrionaria y, por tanto, una mayor tasa de gestación que con el método lento de congelación.

En IEF, la tasa de supervivencia embrionaria postdescongelación es superior al 95%. La tasa de embarazo por ciclo con embriones vitrificados es del 35%.

Criopreservación De Tejido Ovárico

Es la congelación de tejido ovárico para evitar su exposición a agentes o tratamientos que afecten a su funcionalidad.

La paciente debe ser sometida a un procedimiento quirúrgico mediante laparotomía o laparoscopia con el fin de extraer una parte o la totalidad del tejido ovárico. El tejido extraído es diseccionado y la parte que contiene los folículos es cortada en finas láminas que serán congeladas. Una vez que la paciente ha finalizado su tratamiento y está en condiciones de recibir el tejido ovárico, este será descongelado y reimplantado en su organismo.

La experiencia es muy escasa, lo que obliga a considerarla un procedimiento experimental, no aconsejándose en aquellas mujeres que deseen diferir su proyecto reproductivo por motivos sociales o personales.


Vive la experiencia de ser madre

Consulta con el Instituto Europeo de Fertilidad ante los primeros síntomas de infertilidad.

Nuestra clínica y todo el equipo que la formamos, estamos comprometidos con la excelencia y el trato personalizado a cada una de nuestras pacientes. 

Cada paciente es única y así enfocamos nuestro trabajo hasta conseguir el embarazo con éxito.

Reproducción Asistida. Pide Cita Gratuita

Alfonso de la Fuente. Director Médico del Instituto Europeo de Fertilidad

Alfonso de La Fuente

Director Médico del Instituto Europeo de Fertilidad

Miembro de Sociedad Española de Fertilidad

Opinión SEF COVID-19

Estimados socios y compañeros,

La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) junto a la ESHRE y otras sociedades de reproducción (ASRM), ante la pandemia de COVID-19, aconsejó el pasado día 15 de Marzo una serie de medidas de prudencia ante el desconocimiento existente en ese momento sobre la influencia del virus en el campo de la reproducción, el avance de la epidemia por coronavirus y la necesidad de cumplir el estado de alarma ordenado por la autoridad sanitaria. Esta recomendación fue recogida en B.O.E. del 1 de Abril de 2020, Orden SND/310/2020, donde los centros de reproducción se consideran servicios esenciales «únicamente ante procesos programados o ya iniciados».

La situación desde entonces ha cambiado, se está planteando una vuelta paulatina a la actividad normal y una vez pasado el momento más crítico de la pandemia en España, no parece previsible que los recursos médicos de los centros de reproducción vayan a ser requeridos para la atención a la población general. Por ello y tras analizar la bibliografía consideramos se deben tener en cuenta los siguientes puntos:

  • El B.O.E. no hace referencia a situaciones excepcionales y urgentes como la criopreservación de ovocitos o corteza ovárica, necesarios para las pacientes (mujeres y hombres) en tratamiento citostático o quimioterápico por motivos oncológicos.
  • Ningún organismo sanitario europeo ha desaconsejado el embarazo espontaneo.
  • No se aprecian riesgos para la realización de las técnicas de Reproducción Asistida, ni para usuarias ni para embriones, ni para los embarazos producidos durante la pandemia, dado que no se ha encontrado virus ni en semen, ni en líquido folicular, ni en secreciones vaginales o uterinas.
  • Los laboratorios de reproducción humana asistida ya disponen de protocolos de actuación para enfermedades infectocontagiosas de acuerdo a la normativa vigente.
  • La actividad en los centros de Reproducción se adapta a los criterios de seguridad que hasta ahora se realizan en el resto de las consultas hospitalarias abiertas.
  • Frente a las parejas que pueden conseguir el embarazo espontaneo, esta situación de inactividad en los centros de reproducción está discriminando a parejas de mujeres y mujeres sin pareja masculina o aquellas pacientes cuyo marido es azoospérmico, en sus derechos reproductivos, dado que es imposible el embarazo natural durante el periodo de alarma.
  • Aunque hay un perjuicio general de todas las pacientes, existe un grupo donde se pone en peligro su futuro genésico formado por mujeres de más de 35 años o con baja reserva ovárica que ven como disminuyen sus posibilidades de gestación un 2% cada mes.

Por estas circunstancias expuestas y dado que la infertilidad es una enfermedad en la que el tiempo influye de manera decisiva en el potencial reproductivo de muchas pacientes opinamos que debe realizarse un enfoque realista de la situación y favorecer de forma razonada y basada en la evidencia, que se reanuden los tratamientos de reproducción.

Por todo ello, la SEF ha solicitado la valoración por parte del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, el reinicio de la actividad de los centros de reproducción asistida.

Este reinicio o incremento de la actividad en las Unidades de Reproducción, conlleva la adaptación por parte de los centros a las medidas de seguridad que marque en cada momento la autoridad sanitaria, siguiendo las guías de buenas prácticas en los centros de trabajo que se actualicen en cada momento y restringiendo la actividad a los niveles que se nos indique y con el escalonamiento asistencial que el ministerio considere adecuado.

Atentamente,

Junta Directiva de la SEF

Reactivación de los centros (SEGO)

Respuesta IEF Ante COVID-19

(Esta página fue actualizada por última vez el 13 de abril de 2020)

La salud y seguridad de nuestros pacientes y personal ha sido siempre nuestra prioridad absoluta, desde el primer momento con una involucración máxima del IEF en la contención de la pandemia, tanto desde el punto de vista del personal como de material aportado en la lucha contra la misma.

En la actualidad, seguimos un plan de gestión integral, según las pautas de buenas prácticas de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR), en términos de higiene personal, desinfección, autoaislamiento y equipos de protección tanto para pacientes como el personal de la clínica.

 

Servicios actuales

La SEF ha dado instrucciones a las clínicas con respecto a una restricción temporal de los tratamientos.

Aunque actualmente no podemos aceptar pacientes en tratamiento activo, ofrecemos una serie de servicios con el fin INICIAR LOS TRATAMIENTOS TAN PRONTO COMO SEA POSIBLE:

  • El centro de atención telefónica, número (+34) 915439940, está abierto de 9:00 h a 14:00 h y de 17:00 h a 20:00 h, de lunes a viernes y de 10:00 h a 14:00 h los sábados.
  • Tenemos a su disposición profesionales médicos, enfermería, embriología, atención al paciente y administración que pueden ayudarle con cualquier consulta.
  • Puede reservar consultas gratuitas y consultas médicas completas, ambas a través de enlace de video, a través de la aplicación Skype. Simplemente llame al número principal de la clínica (+34) 915439940 o envíe un correo electrónico a info@iefertilidad.com.
  • Para aquellas pacientes que han completado recientemente ciclos de tratamiento y están embarazadas, ¡felicidades! Continuamos brindando exámenes de embarazo a las 6 y 10 semanas, así como pruebas de Diagnóstico Prenatal NO invasivo (Harmony) a partir de la semana 10. El equipo de atención al paciente puede contactarle para organizar esto. Si no tiene noticias nuestras, comuníquese con el centro de llamadas para organizar sus ecografías.

Pacientes diferidos

La SEF ha dado instrucciones a las clínicas con respecto a la interrupción temporal de los tratamientos y el cierre de clínicas para pacientes nuevos. Puede encontrar su guía en esta misma página web:

https://www.sefertilidad.net/index.php?seccion=covid19&subSeccion=covid19

Todos los pacientes que tenían planificado el tratamiento en marzo y abril que fueron diferidos se han agregado a una base de datos de prioridad, y se les ofrecerá tratamiento primero tan pronto como volvamos a iniciar la actividad. Nuestro equipo de atención al paciente se pondrá en contacto con usted para asegurarse de que tenga todo lo necesario (analíticas, pruebas, medicamentos, etc) con el fin de reanudarlo lo antes posible.

El embarazo

No hay estudios que brinden orientación sobre el control fetal de una mujer embarazada asintomática y debe basarse en el tipo de síntomas que se experimentan. Si una paciente es febril o tiene dificultades respiratorias, debe ser hospitalizada. Algunas recomendaciones proponen un control intraparto continuo para mujeres infectadas dada la tasa de compromiso fetal en dos series chinas.

Existen datos limitados para guiar el manejo tras el nacimiento de bebés de madres infectadas, aunque hasta ahora no se ha informado de transmisión durante el embarazo en estos casos (transmisión vertical). La investigación centrada en la detección de anticuerpos puede cambiar nuestra comprensión del proceso de la enfermedad y la posible comunicación transplacentaria.

Cuando se trata de la lactancia materna, en una mujer que es COVID-19 positiva, el principal riesgo para los bebés es el contacto cercano con la madre, que probablemente arroje gotitas infecciosas en el aire. La investigación de China, aunque limitada, no ha mostrado virus en la leche materna.

https://www.figo.org/maternidad-segura-y-covid-19

Ovocitos, esperma y embriones

 

Actualmente no hay evidencia de que COVID-19 pueda transmitirse a través de los fluidos genitales ni transmitirse de la madre al feto. Como tal, no trataríamos los óvulos, esperma o embriones de una persona que hayan padecido infección por COVID-19, de manera diferente.

 

No hay sospecha de que exista transmisión en nitrógeno líquido (medio en que se encuentran congelados los ovocitos, esperma y embriones). Hasta la fecha, no se ha conocido ninguna transmisión infecciosa de ningún virus dentro del entorno de los gametos / embriones, por lo que el riesgo se considera insignificante y no se adopta ningún cambio en la práctica.

Medidas para reducir riesgo de contagio por Covid-19

Medidas generales

El objetivo principal de este protocolo de actuación para retomar la actividad del IEF, tras el cierre del mismo debido a la pandemia del COVID-19, es poder garantizar la máxima seguridad de nuestros pacientes y del personal del IEF, para evitar posibles contagios. Para ello, en primer lugar, debemos tener claras las normas generales de prevención:

  • Informar por distintas vías sobre las medidas de seguridad adoptadas por el centro:
  • Carteles visibles a la entrada del IEF y en las salas de espera
  • Página web del IEF, blog, redes sociales.
  • Hemos aumentado el número de dispensadores de gel hidroalcohólico para limpieza de manos en toda la clínica y puede encontrar información sobre la técnica correcta de lavado de manos en los aseos.
  • Nuestro equipo de limpieza ha aumentado la frecuencia de desinfección de todas las áreas, con un enfoque particular en pomos de puertas, pasamanos y mostradores. Nuestros equipos clínicos e instalaciones, tienen un protocolo de limpieza exhaustiva para áreas como quirófano, salas de recuperación, salas de exploración y consultas, lo que se realiza regularmente.
  • En la medida de lo posible, se debe mantener la distancia social de un mínimo de 1 metro con los pacientes y entre compañeros.
  • Utilización de guantes y mascarilla.
  • Mantener las medidas de aseo recomendadas por las autoridades: lavarse/desinfectarse las manos frecuentemente (ej.: cada vez que estemos en contacto con una nueva superficie, antes y después de utilizar los guantes, etc)
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca
  • Taparse la boca y/o la nariz al toser o estornudar, con el codo flexionado
  • Usar pañuelos desechables para eliminar secreciones respiratorias y tirarlo tras su uso en un contenedor cerrado.
  • De presentar síntomas respiratorios, febrícula, disnea o diarrea, evitar el contacto con otras personas y avisar inmediatamente al responsable del departamento.
  • Designar un responsable por departamento, para asegurar el cumplimiento del protocolo y correcto funcionamiento de las medidas tomadas.

Medidas específicas

Además de las medidas generales aplicables a cualquier persona, se deben añadir una serie de normas a cumplir por pacientes y personal de la Clínica.

Pacientes

  • Ofrecer la posibilidad de consultas online o telefónica, siempre que sea posible
  • Las citaciones se harán con una duración suficiente para evitar aglomeraciones en la sala de espera que permita mantener la distancia de seguridad y proceder a la limpieza de los espacios utilizados. Se ruega puntualidad en la cita, con el fin de que estas medidas se puedan llevar a cabo.
  • De presentar síntomas respiratorios, febrícula, disnea o diarrea, evitar el contacto con otras personas y avisar inmediatamente al centro, valorando la posibilidad de hacer esta consulta vía online.
  • Recomendar acudir a la clínica con guantes y mascarilla. En caso de no disponer de ellos, se le facilitaran en el centro.
  • Disponemos de soluciones de limpieza y desinfección de manos, papel para secado y papelera para desechos, en zonas de fácil acceso (entrada, sala de espera, consultas, baños…) que sugerimos sean utilizados.
  • Minimizar al máximo el contacto entre pacientes
  • Mantener distancia de seguridad en los despachos de Consultas y con el personal sanitario en general.
  • Evitar el pago en metálico (preferible tarjeta de crédito o transferencia) así como el intercambio de documentación.

Personal

  • Seguir las Medidas Generales descritas en el protocolo
  • Obligación de utilización de guantes y mascarilla
  • Utilizar la ropa de trabajo indicada (no la ropa ni el calzado de calle) y según la actividad usar bata, pijamas, calzas, etc.
  • No reutilizar la ropa de trabajo sin lavado previo utilizar equipamiento desechable.
  • Organizar grupos o turnos de trabajo reducidos con el fin de evitar aglomeraciones y respetar la distancia mínima de seguridad.
  • Mantener distancia de seguridad en los Comités Clínicos o reuniones científicas, valorando la posibilidad de hacerlas online, sobre todo cuando intervengan profesionales ajenos al Centro.