También realizamos citas telemáticas, ¡pregúntanos!

Nutrición, Vitaminas y Fertilidad

No es sólo el estrés, la mala sincronización o desequilibrio hormonal lo que causa la infertilidad. La deficiencia nutricional, específicamente la falta de hierro, yodo, las vitaminas del complejo B, también puede conducir a problemas de fertilidad. A veces, incluso puede causar aborto involuntario.

Nutrición y Fertilidad

Una alimentación rica y variada es nuestra mejor aliada para tener una salud perfecta, no solo por motivos reproductivos, sino que es muy importante para mantener nuestra salud general.

La elección de los alimentos que vamos a consumir es fundamental, ya que deben proporcionar todas las vitaminas y minerales necesarios para lograr un embarazo sano y una vida saludable.

Mejoran las funciones metabólicas del cuerpo, tales como la presión arterial, azúcar en la sangre, la regulación de la hormona tiroidea.

El Instituto Médico Europeo de la Obesidad ha afirmado que el 15% de la población española no es fértil. Los motivos pueden ser varios, pero varios estudios también vinculan la infertilidad con el estilo de vida y la alimentación que llevamos.

Alimentos para la Fertilidad

Pescado azul y frutos secos:

Estos alimentos contienen ácidos grasos Omega 3 que ayudan a la maduración de los espermatozoides y favorecen la ovulación.

Verduras y frutas:

Ambos son de origen vegetal y ricos en antioxidantes. Esto facilita la desintoxicación del organismo de un modo natural.

Vegetales de hoja verde, cereales integrales y legumbres:

Tanto antes como después del embarazo el ácido fólico es fundamental. Los expertos en nutrición recomiendan incluir también en la dieta los huevos, ricos en colina.

Chocolate negro:

Tiene grandes propiedades afrodisíacas. Ahora bien, debemos controlar su consumo para no ganar peso. Otras opciones para mejorar el deseo sexual son la canela, el plátano y la vainilla.

Alimentos con hierro:

La infertilidad está unida a la ausencia de hierro. Para conseguir la cantidad necesaria de este mineral deberemos ingerir carne, espinacas, frutos secos y legumbres. Además, en los casos en los que el déficit es importante, los médicos suelen recetar un suplemento de hierro, cuya absorción se facilita con un vaso de zumo de naranja.

Vitaminas y Fertilidad

Llevar una dieta saludable es muy importante a la hora de concebir, de igual manera que el empleo de complejos vitamínicos.

A continuación te contamos qué vitaminas son más importantes para mantener la fertilidad, tanto en el hombre como en la mujer:

Vitamina A:

Favorece la fertilidad ya que participa en la formación de esteroides, base de las hormonas sexuales. La vitamina A es un potente antioxidante por lo que protege a las células del aparato reproductor masculino del proceso de envejecimiento prematuro producido por los radicales libres. Podemos encontrarla en la mantequilla, la leche entera, huevos e hígado. También está presente en forma de beta-caroteno (precursor de la vitamina A en el organismo) en la zanahoria, la calabaza, el albaricoque y en la mayoría de las hortalizas de color anaranjado-rojizo, así como en las verduras de hoja verde.

Vitamina B:

Las vitaminas del grupo B son esenciales para una buena salud reproductiva femenina y masculina.

En la mujer, la vitamina B6 ayuda a regular el equilibrio de estrógenos y progesterona en la fase lútea, tercera fase del ciclo menstrual que empieza justo después de la ovulación. Puede encontrarse en alimentos como: hígado, conejo, pavo, patatas, pimientos rojos y verdes, anacardos, cacahuetes y avellanas.

La vitamina B12 es esencial para el hombre pues aumenta el recuento de espermatozoides y por lo tanto aumenta también las posibilidades de concebir. Se encuentra en las vísceras como los riñones, el hígado y carnes en general, huevos, productos lácteos y pescados como las sardinas, el atún, y las almejas. El ácido fólico también es una vitamina del grupo B. Es necesaria para prevenir malformaciones y defectos del tubo neural en el bebé. Se encuentra principalmente en vegetales de hoja verde (espinaca, acelga y col), legumbres y cereales integrales.

Vitamina C:

La vitamina C ayuda a mejorar la movilidad de los espermatozoides evitando su aglutinación. Además, gracias a su poder antioxidante contribuye a luchar contra los radicales libres que afectan la fertilidad. Se puede encontrar en muchos cítricos como la naranja, mandarina, limón, pomelo, y también el kiwi (la fruta con mayor concentración de vitamina C), las fresas y en algunas verduras como tomates, brócoli y pimientos rojos, amarillos y naranjas.

Vitamina D:

La vitamina D tiene importantes beneficios en las funciones sexuales de hombres y mujeres. Algunos estudios llevados a cabo en pacientes masculinos estériles mostraron una falta aguda de esta vitamina. Por su parte, en la mujer ayuda a mejorar las condiciones del endometrio de cara a la implantación. Según investigaciones recientes, las tasas de embarazo aumentan cuando la mujer no presenta carencia de vitamina D. La luz solar es la principal fuente de vitamina D, la cual se sintetiza en nuestro cuerpo cuando nos exponemos a los rayos de sol, sin embargo en países como España resulta curioso observar la cantidad de personas que presentan un déficit de vitamina D. También se encuentra en pocos alimentos, entre ellos la mantequilla, los huevos, la leche y los pescados azules.

Vitamina E:

Es esencial para la regulación del sistema hormonal y mejorar la función del sistema reproductor. Un déficit de esta vitamina en la mujer puede alterar los ciclos menstruales, mientras que en el hombre puede disminuir la calidad de los espermatozoides. Se encuentra en el aceite de girasol, almendras, avellanas, nueces, yema de huevo, coco, cacahuete, soja y arroz.

Otras recomendaciones

Además de las vitaminas que hemos nombrado, hay ciertos minerales que favorecen la función reproductiva del organismo.

El zinc juega un papel importante, ya que se ha demostrado que bajos niveles de este mineral pueden reducir el volumen de semen y el nivel de testosterona en el hombre. Lo encontramos en las carnes, cereales integrales, mariscos, guisantes, avena.

Por su parte, el selenio previene las anomalías cromosómicas y aumenta el numero de espermatozoides. Se encuentra en la carne roja, pollo, pescado, granos enteros y atún.

También el yodo, presente en productos de mar, así como el hierro, presente en carnes y espinacas, y el calcio, que favorece la movilidad de los espermatozoides son minerales beneficiosos para mejorar la fertilidad.

Entorno alcalino para facilitar la fecundación

Además de tomar vitaminas para mejorar la fertilidad, debemos preparar nuestro aparato reproductor para la fecundación haciendo que sea “acogedor” para la correcta fecundación y posterior implantación del embrión.

El moco cervical es ácido y las células de esperma, por lo general, no pueden tolerar ambientes ácidos. Al consumir alimentos que son de naturaleza alcalina, estás preparando tus órganos reproductivos para que se vuelvan más amigables con los espermatozoides, lo que aumenta la actividad de las células de esperma y sus posibilidades de concebir. También debes evitar el consumo de alimentos que son altamente ácidos, tales como alimentos con alto contenido de azúcar procesada.

Vive la experiencia de ser madre

Consulta con el Instituto Europeo de Fertilidad ante los primeros síntomas de infertilidad.

Nuestra clínica y todo el equipo que la formamos, estamos comprometidos con la excelencia y el trato personalizado a cada una de nuestras pacientes. 

Cada paciente es única y así enfocamos nuestro trabajo hasta conseguir el embarazo con éxito.

Alfonso de la Fuente. Director Médico del Instituto Europeo de Fertilidad

Alfonso de La Fuente

Director Médico del Instituto Europeo de Fertilidad

Miembro de Sociedad Española de Fertilidad

¡Nuevo horario en nuestra clínica de Valladolid!

Ahora con horario continuo al mediodía.

Opinión SEF COVID-19

Estimados socios y compañeros,

La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) junto a la ESHRE y otras sociedades de reproducción (ASRM), ante la pandemia de COVID-19, aconsejó el pasado día 15 de Marzo una serie de medidas de prudencia ante el desconocimiento existente en ese momento sobre la influencia del virus en el campo de la reproducción, el avance de la epidemia por coronavirus y la necesidad de cumplir el estado de alarma ordenado por la autoridad sanitaria. Esta recomendación fue recogida en B.O.E. del 1 de Abril de 2020, Orden SND/310/2020, donde los centros de reproducción se consideran servicios esenciales «únicamente ante procesos programados o ya iniciados».

La situación desde entonces ha cambiado, se está planteando una vuelta paulatina a la actividad normal y una vez pasado el momento más crítico de la pandemia en España, no parece previsible que los recursos médicos de los centros de reproducción vayan a ser requeridos para la atención a la población general. Por ello y tras analizar la bibliografía consideramos se deben tener en cuenta los siguientes puntos:

  • El B.O.E. no hace referencia a situaciones excepcionales y urgentes como la criopreservación de ovocitos o corteza ovárica, necesarios para las pacientes (mujeres y hombres) en tratamiento citostático o quimioterápico por motivos oncológicos.
  • Ningún organismo sanitario europeo ha desaconsejado el embarazo espontaneo.
  • No se aprecian riesgos para la realización de las técnicas de Reproducción Asistida, ni para usuarias ni para embriones, ni para los embarazos producidos durante la pandemia, dado que no se ha encontrado virus ni en semen, ni en líquido folicular, ni en secreciones vaginales o uterinas.
  • Los laboratorios de reproducción humana asistida ya disponen de protocolos de actuación para enfermedades infectocontagiosas de acuerdo a la normativa vigente.
  • La actividad en los centros de Reproducción se adapta a los criterios de seguridad que hasta ahora se realizan en el resto de las consultas hospitalarias abiertas.
  • Frente a las parejas que pueden conseguir el embarazo espontaneo, esta situación de inactividad en los centros de reproducción está discriminando a parejas de mujeres y mujeres sin pareja masculina o aquellas pacientes cuyo marido es azoospérmico, en sus derechos reproductivos, dado que es imposible el embarazo natural durante el periodo de alarma.
  • Aunque hay un perjuicio general de todas las pacientes, existe un grupo donde se pone en peligro su futuro genésico formado por mujeres de más de 35 años o con baja reserva ovárica que ven como disminuyen sus posibilidades de gestación un 2% cada mes.

Por estas circunstancias expuestas y dado que la infertilidad es una enfermedad en la que el tiempo influye de manera decisiva en el potencial reproductivo de muchas pacientes opinamos que debe realizarse un enfoque realista de la situación y favorecer de forma razonada y basada en la evidencia, que se reanuden los tratamientos de reproducción.

Por todo ello, la SEF ha solicitado la valoración por parte del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, el reinicio de la actividad de los centros de reproducción asistida.

Este reinicio o incremento de la actividad en las Unidades de Reproducción, conlleva la adaptación por parte de los centros a las medidas de seguridad que marque en cada momento la autoridad sanitaria, siguiendo las guías de buenas prácticas en los centros de trabajo que se actualicen en cada momento y restringiendo la actividad a los niveles que se nos indique y con el escalonamiento asistencial que el ministerio considere adecuado.

Atentamente,

Junta Directiva de la SEF

Reactivación de los centros (SEGO)

Respuesta IEF Ante COVID-19

(Esta página fue actualizada por última vez el 13 de abril de 2020)

La salud y seguridad de nuestros pacientes y personal ha sido siempre nuestra prioridad absoluta, desde el primer momento con una involucración máxima del IEF en la contención de la pandemia, tanto desde el punto de vista del personal como de material aportado en la lucha contra la misma.

En la actualidad, seguimos un plan de gestión integral, según las pautas de buenas prácticas de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR), en términos de higiene personal, desinfección, autoaislamiento y equipos de protección tanto para pacientes como el personal de la clínica.

 

Servicios actuales

La SEF ha dado instrucciones a las clínicas con respecto a una restricción temporal de los tratamientos.

Aunque actualmente no podemos aceptar pacientes en tratamiento activo, ofrecemos una serie de servicios con el fin INICIAR LOS TRATAMIENTOS TAN PRONTO COMO SEA POSIBLE:

  • El centro de atención telefónica, número (+34) 915439940, está abierto de 9:00 h a 14:00 h y de 17:00 h a 20:00 h, de lunes a viernes y de 10:00 h a 14:00 h los sábados.
  • Tenemos a su disposición profesionales médicos, enfermería, embriología, atención al paciente y administración que pueden ayudarle con cualquier consulta.
  • Puede reservar consultas gratuitas y consultas médicas completas, ambas a través de enlace de video, a través de la aplicación Skype. Simplemente llame al número principal de la clínica (+34) 915439940 o envíe un correo electrónico a info@iefertilidad.com.
  • Para aquellas pacientes que han completado recientemente ciclos de tratamiento y están embarazadas, ¡felicidades! Continuamos brindando exámenes de embarazo a las 6 y 10 semanas, así como pruebas de Diagnóstico Prenatal NO invasivo (Harmony) a partir de la semana 10. El equipo de atención al paciente puede contactarle para organizar esto. Si no tiene noticias nuestras, comuníquese con el centro de llamadas para organizar sus ecografías.

Pacientes diferidos

La SEF ha dado instrucciones a las clínicas con respecto a la interrupción temporal de los tratamientos y el cierre de clínicas para pacientes nuevos. Puede encontrar su guía en esta misma página web:

https://www.sefertilidad.net/index.php?seccion=covid19&subSeccion=covid19

Todos los pacientes que tenían planificado el tratamiento en marzo y abril que fueron diferidos se han agregado a una base de datos de prioridad, y se les ofrecerá tratamiento primero tan pronto como volvamos a iniciar la actividad. Nuestro equipo de atención al paciente se pondrá en contacto con usted para asegurarse de que tenga todo lo necesario (analíticas, pruebas, medicamentos, etc) con el fin de reanudarlo lo antes posible.

El embarazo

No hay estudios que brinden orientación sobre el control fetal de una mujer embarazada asintomática y debe basarse en el tipo de síntomas que se experimentan. Si una paciente es febril o tiene dificultades respiratorias, debe ser hospitalizada. Algunas recomendaciones proponen un control intraparto continuo para mujeres infectadas dada la tasa de compromiso fetal en dos series chinas.

Existen datos limitados para guiar el manejo tras el nacimiento de bebés de madres infectadas, aunque hasta ahora no se ha informado de transmisión durante el embarazo en estos casos (transmisión vertical). La investigación centrada en la detección de anticuerpos puede cambiar nuestra comprensión del proceso de la enfermedad y la posible comunicación transplacentaria.

Cuando se trata de la lactancia materna, en una mujer que es COVID-19 positiva, el principal riesgo para los bebés es el contacto cercano con la madre, que probablemente arroje gotitas infecciosas en el aire. La investigación de China, aunque limitada, no ha mostrado virus en la leche materna.

https://www.figo.org/maternidad-segura-y-covid-19

Ovocitos, esperma y embriones

 

Actualmente no hay evidencia de que COVID-19 pueda transmitirse a través de los fluidos genitales ni transmitirse de la madre al feto. Como tal, no trataríamos los óvulos, esperma o embriones de una persona que hayan padecido infección por COVID-19, de manera diferente.

 

No hay sospecha de que exista transmisión en nitrógeno líquido (medio en que se encuentran congelados los ovocitos, esperma y embriones). Hasta la fecha, no se ha conocido ninguna transmisión infecciosa de ningún virus dentro del entorno de los gametos / embriones, por lo que el riesgo se considera insignificante y no se adopta ningún cambio en la práctica.

Medidas para reducir riesgo de contagio por Covid-19

Medidas generales

El objetivo principal de este protocolo de actuación para retomar la actividad del IEF, tras el cierre del mismo debido a la pandemia del COVID-19, es poder garantizar la máxima seguridad de nuestros pacientes y del personal del IEF, para evitar posibles contagios. Para ello, en primer lugar, debemos tener claras las normas generales de prevención:

  • Informar por distintas vías sobre las medidas de seguridad adoptadas por el centro:
  • Carteles visibles a la entrada del IEF y en las salas de espera
  • Página web del IEF, blog, redes sociales.
  • Hemos aumentado el número de dispensadores de gel hidroalcohólico para limpieza de manos en toda la clínica y puede encontrar información sobre la técnica correcta de lavado de manos en los aseos.
  • Nuestro equipo de limpieza ha aumentado la frecuencia de desinfección de todas las áreas, con un enfoque particular en pomos de puertas, pasamanos y mostradores. Nuestros equipos clínicos e instalaciones, tienen un protocolo de limpieza exhaustiva para áreas como quirófano, salas de recuperación, salas de exploración y consultas, lo que se realiza regularmente.
  • En la medida de lo posible, se debe mantener la distancia social de un mínimo de 1 metro con los pacientes y entre compañeros.
  • Utilización de guantes y mascarilla.
  • Mantener las medidas de aseo recomendadas por las autoridades: lavarse/desinfectarse las manos frecuentemente (ej.: cada vez que estemos en contacto con una nueva superficie, antes y después de utilizar los guantes, etc)
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca
  • Taparse la boca y/o la nariz al toser o estornudar, con el codo flexionado
  • Usar pañuelos desechables para eliminar secreciones respiratorias y tirarlo tras su uso en un contenedor cerrado.
  • De presentar síntomas respiratorios, febrícula, disnea o diarrea, evitar el contacto con otras personas y avisar inmediatamente al responsable del departamento.
  • Designar un responsable por departamento, para asegurar el cumplimiento del protocolo y correcto funcionamiento de las medidas tomadas.

Medidas específicas

Además de las medidas generales aplicables a cualquier persona, se deben añadir una serie de normas a cumplir por pacientes y personal de la Clínica.

Pacientes

  • Ofrecer la posibilidad de consultas online o telefónica, siempre que sea posible
  • Las citaciones se harán con una duración suficiente para evitar aglomeraciones en la sala de espera que permita mantener la distancia de seguridad y proceder a la limpieza de los espacios utilizados. Se ruega puntualidad en la cita, con el fin de que estas medidas se puedan llevar a cabo.
  • De presentar síntomas respiratorios, febrícula, disnea o diarrea, evitar el contacto con otras personas y avisar inmediatamente al centro, valorando la posibilidad de hacer esta consulta vía online.
  • Recomendar acudir a la clínica con guantes y mascarilla. En caso de no disponer de ellos, se le facilitaran en el centro.
  • Disponemos de soluciones de limpieza y desinfección de manos, papel para secado y papelera para desechos, en zonas de fácil acceso (entrada, sala de espera, consultas, baños…) que sugerimos sean utilizados.
  • Minimizar al máximo el contacto entre pacientes
  • Mantener distancia de seguridad en los despachos de Consultas y con el personal sanitario en general.
  • Evitar el pago en metálico (preferible tarjeta de crédito o transferencia) así como el intercambio de documentación.

Personal

  • Seguir las Medidas Generales descritas en el protocolo
  • Obligación de utilización de guantes y mascarilla
  • Utilizar la ropa de trabajo indicada (no la ropa ni el calzado de calle) y según la actividad usar bata, pijamas, calzas, etc.
  • No reutilizar la ropa de trabajo sin lavado previo utilizar equipamiento desechable.
  • Organizar grupos o turnos de trabajo reducidos con el fin de evitar aglomeraciones y respetar la distancia mínima de seguridad.
  • Mantener distancia de seguridad en los Comités Clínicos o reuniones científicas, valorando la posibilidad de hacerlas online, sobre todo cuando intervengan profesionales ajenos al Centro.